Literal y figurado

Si te decimos que las cosas son de «color de rosa», sabrás que te hablamos de una situación optimista y no de pinceles o lienzos. Este fenómeno, que oímos y decimos a diario es una interesante forma de hablar.

literal

En sentido figurado…

Se le denomina «lenguaje figurado» —del latín figurare, ‘método, forma’—, a un grupo dentro de las expresiones conocidas como «figuras retóricas». Lo figurado se refiere a hablar de tal manera que no se diga lo que se piensa directamente pero que, aun así, el que reciba el mensaje pueda entender de qué se trata. En este principio se basan tradiciones como los refranes.

Las formas más conocidas del lenguaje figurado suelen ser el símil —por ejemplo: «Corre como liebre»— y la metáfora —por ejemplo: «Es un canguro al saltar»—, hay otras formas de jugar con las palabras:

literal_2

En sentido literal…

Por otro lado, tenemos la forma de hablar tradicional: el «sentido literal». Simplemente consiste en decir las cosas tal y como son. Se da un mensaje claro y se espera que se entienda al pie de la letra.

Este lenguaje se usa en situaciones como la creación de las leyes, ya que quienes la redactan deben ser muy específicos para evitar crear trampas o excepciones de las que se pueda abusar. A esto se dedican los abogados, que estudian detalladamente para encontrar reglas que ayuden a la gente en los juzgados.

A algunos les cuesta trabajo entender el lenguaje figurado. Esto les puede suceder a personas con capacidades diferentes, como el autismo o su variable, el síndrome de Asperger. Por eso, si alguien no te entiende a la primera, no te desesperes ni te burles. Mejor, háblale en sentido literal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *