J’ai le cafard

/ye le cafaj/

Imagina una cucaracha paseándose sobre tu brazo. El solo pensarlo resulta aún más desagradable cuando recuerdas el lugar en donde vive: las oscuras tuberías llenas de desechos y hongos. Sin embargo, si un francés tuviera esta idea, en vez de sentir repugnancia, experimentaría una sensación de tristeza absoluta.

Resulta que en Francia dicen J’ai le cafard —que en español significa ‘tengo la cucaracha’— cuando están tristes y melancólicos; es decir, cuando sienten unas ganas irremediables de llorar por las noches, a causa de las razones más simples, como el que su leche tenga nata o que una mosca revolotee sobre su plato.

Se dice que la primera persona en usar esta expresión, fue un poeta francés del siglo XIX, llamado Charles Baudelaire, en su poemario Las flores del mal. ¡Qué triste pudo estar para relacionar ese sentimiento con este animalejo!

cuca1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *