¡Pintor a bordo!

Joseph Mallord William Turner fue un pintor inglés muy extravagante para su época, o sea raro, pues pintaba de una manera que nadie más hacía y por ese motivo era muy criticado.

J.M.W. Turner. Tormenta de nieve..., 1842.

J.M.W. Turner. Tormenta de nieve…, 1842.

Al averiguar por qué pintaba tan diferente a sus amigos encontramos que el mismo Turner decía que hay que pintar lo que en realidad vemos y no cómo lo recordamos. Por ejemplo, si miras desde un coche en movimiento te apuesto a que todo lo que ves es borroso. Justamente eso es lo que pasa con este cuadro: Tormenta de nieve: un vapor situado delante de un puerto hace señales en aguas poco profundas y avanza a la sonda. El autor se encontraba en esa tempestad la noche en que el Ariel abandonó Harwich. Dirían algunos que esto es nomás un cuento, pero la historia ha perdurado como una forma de demostrar el compromiso que Turner tenía con la realidad, o ¿no será que necesitaba lentes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *