Albert Einstein y su chofer

Cuentan por ahí que, cuando Einstein ya era un científico reconocido, era invitado a muchísimas universidades para dar conferencias. Como viajaba tanto, contrató a un chofer que, muy amablemente, escuchaba sus pláticas al fondo de los auditorios y después lo llevaba a casa.

Un día, el chofer le dijo a Einstein que como había ido a tantas conferencias, ya se las sabía de memoria, y que incluso él mismo podría repetirlas delante del público, así que decidieron investigar si era verdad. En la siguiente conferencia, el chofer repitió las mismas palabras que tanto había oído, mientras que Einstein, disfrazado de chofer, escuchaba en el fondo.

Al final de la conferencia, alguien hizo una pregunta muy difícil.
Entonces el chofer, que no sabía cómo responder, señaló a Albert Einstein y dijo: «Esta pregunta es tan fácil, que voy a dejar que mi chofer, que está al final de la sala, se la conteste».

Diseño sin título

2 comentarios en “Albert Einstein y su chofer

  1. es muy gracioso el cuento y como se las ingenio para que sea ALBERT EINSTEIN me gusto mucho y el cuento es muy bonito y me divirtió un poco.

  2. ¡Me encantó! Es una historia muy divertida y corta, eso es lo que la vuelve muy especial y bastante genial. A pesar de que es un relato corto, sinceramente me gustó demasiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *