El espejo retrovisor

Cuando viajas en auto, seguramente has visto que el coche tiene un espejo rectangular en la parte de enfrente, justo en el centro, y que quien maneja lo mira constantemente. A ese espejo se le conoce como retrovisor, porque permite mirar los coches que están detrás de nosotros. Así, el conductor puede cambiar de carril de forma segura.

La primera vez

Cuenta la historia que el inventor del espejo retrovisor fue el corredor de autos Ray Harroun, quien tenía un auto modelo Marmon Wasp —que, por cierto, ya no existe— y se inscribió para competir en la primera carrera de las 500 millas de Indianápolis, en los Estados Unidos. Era el año 1911 y en esa época los pilotos llevaban un acompañante durante la competencia, que les ayudaba a vigilar a los demás pilotos mientras ellos manejaban. El señor Harroun no tenía a nadie que lo acompañara, así que colocó un espejo en su auto para ver los coches que estaban detrás de él.

retrovisor2

Ray Harroun triunfó en su enorme auto amarillo y pasó a la historia por ser el primero en ganar una de las carreras de autos más famosas de la historia. Pero la verdad es que no le sirvió mucho el retrovisor en esta competencia, porque debido al suelo irregular y a la velocidad a la que manejaba, el espejo se movía demasiado y no podía ver casi nada.

Y ahora…

De cualquier modo, su ingeniosa idea se hizo muy popular, y en 1914 se empezaron a vender los primeros espejos retrovisores para autos que no eran de carreras. En 1921 el inventor Elmer Berger los mejoró y los fabricó para que los colocaran en la mayoría de los automóviles. Actualmente, todos los vehículos —autos, camiones, motocicletas, bicicletas— deben tener un espejo retrovisor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *