Un trato justo

Una anécdota es el relato de un suceso interesante,divertido o curioso. No todas las anécdotas son reales, como ésta que vamos a contar, lo importante es que sean entretenidas y llamen la atención.

Su nombre era Fleming y era un agricultor pobre del Reino Unido. Un día, mientras trabajaba, escuchó a alguien pidiendo ayuda desde un pantano cercano. De inmediato, soltó sus herramientas y corrió hacia el sitio. Allí, enterrado hasta la cintura en el lodo negro, estaba un niño aterrorizado, gritando y tratando de liberarse. El campesino salvó al muchacho de lo que pudo ser una muerte lenta y terrible.

Al día siguiente, un carruaje muy lujoso llegó hasta la casa del agricultor. Un noble, elegantemente vestido, se bajó del vehículo y se presentó como el padre del niño que Fleming había salvado.

Algarabía-Niños-9-22

La penicilina es una sustancia que proviene de un hongo y que puede curar las infecciones. Es el primer antibiótico que se descubrió en 1928 por el doctor Alexander Fleming, quien recibió el premio Nobel de Medicina.

—Quiero recompensarlo —dijo el noble—, porque usted salvó la vida de mi hijo.

—No, yo no puedo aceptar una recompensa; lo hice por humanidad —respondió Fleming.

En ese momento, un niño salió a la puerta de la casa familiar.

—¿Es su hijo? —preguntó el noble.

—Sí —le contestó.

—Le voy a proponer un trato. Déjeme llevarme a su hijo y ofrecerle una buena educación. Si es tan parecido a su padre, como yo supongo, crecerá hasta convertirse en un hombre del cual usted estará muy orgulloso. El agricultor aceptó.

Con el paso del tiempo, el hijo del campesino Fleming pudo graduarse de médico y se convirtió en un personaje
conocido en todo el mundo: el doctor sir Alexander Fleming, descubridor de la penicilina.

Algunos años después, el hijo del noble cayó enfermo de pulmonía y lo único que pudo salvarlo fue la penicilina. El noble inglés se llamaba Randolph Churchill, y su hijo era sir Winston Churchill, quien años después sería primer ministro —algo así como presidente— del Reino Unido. Así, padre e hijo Fleming le salvaron la vida a uno de los políticos más importantes de la historia.

Algarabía-Niños-9-23

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *