5 juguetes de los 90 que nos gustaría tener hoy

Si naciste en el 2000 y tienes hermanos o amigos que no paran de hablar de los años 90 como si fuera el mismísimo futuro, seguro habrás escuchado de las increíbles autopistas que lanzaban autos como proyectiles, los mini jeeps que te hacían sentir el mejor conductor de la vida y los laboratorios donde podías crear desde monstruos de goma hasta tus primeras fórmulas químicas.

Algunos de ellos continúan a la venta, pero otros más, como ocurre con la mayoría de los juguetes, fueron descontinuados del mercado.

No te quedes con las ganas de conocer 5 juguetes de los 90 que nos gustaría tener hoy.

1. Tamagotchi
Tenía forma de huevo y contenía una pantalla en blanco y negro donde vivía una pequeña mascota virtual. Había dinosaurios, pollitos y casi cualquier animal que puedas imaginar. Tu labor era darle de comer, llevarlo al baño y jugar con él. Aunque era un poco laborioso hacer que creciera sano, fuerte y rodeado de amor —la verdad, a veces te hartabas, dejabas de cuidarlo y se moría—, nada se comparaba como presumir que tu tamagotchi crecía y crecía, como si fuera tu propio hijo.

Tamagotchi

2. Moco de King Kong
Con esta masa de látex fluorescente podías crear cualquier cosa que te imaginaras. Era similar a la plastilina pero mucho más flexible. Lo mejor —y peor— del moco de King Kong era que podías lanzarlo y se pegaba en el techo o las paredes de tu casa, pero eso no le agradaba ni tantito a tu mamá.

3. Resorte Slinky

Este resorte en espiral era casi adictivo. Podías poner sus extremos en tus manos y subirlas y bajarlas para ver cómo se deslizaba, o colocarlo al borde de una escalera y observar cómo bajaba solito, como si tuviera vida propia. Los más populares tenían el color del arcoíris y eso hacía que jugar con ellos fuera todo un espectáculo. Todavía hay por ahí algunos a la venta, pero la verdad ya pasaron de moda.
Resorte Slinky

4. Jeeps
Estos mini autos eran el sueño de cualquier niño en los 90. Aunque no eran muy veloces, quienes iban a bordo sentían que eran los mejores conductores de la vida. Aprendías a acelerar, frenar, avanzar y a respetar cuando los peatones pasaban. Actualmente aún hay mini autos de varios modelos, pero ninguno tan simpático y aguantador como el Jeep.

5. Autopistas extremas
Entre más curvas, subidas y bajadas tuviera, era mejor. Los carritos iban a una velocidad impresionante y si por alguna razón se salían de la autopista, más vale que estuvieras lejos, pues la fuerza con la que salían disparados era tal que te podías lastimar. En los comerciales de la tele se veían mucho más alucinantes que las que te traían los Reyes Magos, pero igual te divertías.
Éstos son algunos de los juguetes que antes encantaban a los niños y sí, ahora podemos unirnos a la nostalgia del siglo pasado, pero ¡hey!, también nuestra época tiene lo suyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *