EL NACIMIENTO DEL PUNK

Eran jóvenes y estaban enojados: llegaron con su música ruidosa y sus chamarras de cuero; no sabían tocar más de tres acordes en sus instrumentos, pero estaban a punto de gritarle al mundo que no creían en sus reglas, en el gobierno ni en el futuro que les querían imponer. Ellos fueron la generación punk.

Captura de pantalla 2019-02-21 a la(s) 10.56.36

Los chicos gritones

A mediados de la década de 1970 el rock & roll había dejado de ser el himno de los adolescentes rebeldes y se había convertido en un gran negocio publicitario. En protesta, chicos de los Estados Unidos e Inglaterra comenzaron a hacer su propia música: no tenían mucha habilidad como músicos, pero sí una gran energía y pasión; así nacieron bandas de «protopunk» —es decir, los abuelitos del punk— como Velvet Underground, New York Dolls, The Stooges y, particularmente, una chica de 19 años llamada Patti Smith, que era poeta y, según cuenta, decidió hacer música para aquellos que eran como ella: «Los desprivilegiados, los rebeldes. Estoy aquí para decirles, “No te desanimes, no te rindas”».

Patti Smith

Patti Smith

Todos cantan, todos bailan, todos gritan

Poco después, el club cbgb, ubicado en una de las zonas más peligrosas de Nueva York, se convirtió en la «cuna» de estos greñudos ruidosos: a diferencia de los enormes estadios donde tocaban los músicos considerados «de verdad», este lugar era tan pequeño que el escenario era una tarima a centímetros del público. Ahí dieron su primer concierto cuatro chicos flacos que se pusieron el apellido «Ramone» y que con sus canciones rápidas y escandalosas cambiaron el mundo de la música.

155-RAMONES-1024x576

No fueron los únicos: en el Reino Unido aparecieron los Sex Pistols que, aunque sólo tuvieron un disco, inspiraron a grupos como Siouxsie & the Banshees y The Clash, que cantaban canciones que criticaban al gobierno. Sus conciertos solían convertirse en un caos, pues todos los asistentes se contagiaban de su energía para expresar su propio enojo y frustración.

Más que música

El punk no fue sólo un movimiento musical: fue una ideología política que hablaba en favor del anarquismo, el feminismo —como el de las inconformistas chicas «Riot grrrl»— y rechazaba el racismo y la guerra.

Su influencia llegó a la moda, la literatura, al cine y hasta a los cómics: fue una revolución cultural hecha por jóvenes hartos de que las grandes empresas les dijeran qué escuchar, qué vestir y qué pensar, así que empezaron a crear arte que hablara de sus preocupaciones, enojos y sueños, sin importarles si otros decían que era indebido, grosero o prohibido. Ellos sabían que iban a cambiar el mundo y nada podría detenerlos.

gal_sel_casualties

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *