Enredos y embrollos. La historia de los laberintos.

Aunque parecen interminables y un poco tenebrosos, los laberintos son lugares mágicos que nos invitan a descubrir qué hay en su interior a partir de un asombroso viaje por sus enredados caminos.
Hay muchas versiones sobre el origen de los laberintos, algunos dicen que fueron creados por diversión, otros vienen de mitos, magia o religión. Se dice que el primero fue una figura hallada en Ucrania —un país al este de Europa— elaborada entre, 1500 y 1,800 antes de Cristo. Lo cierto es que la mayoría empezó a conocerlos gracias al mito griego del Minotauro.

En México puedes recorrer el laberinto Panoaya, que se encuentra en el municipio de Amecameca, Estado de México.

destacada

Laberintos en el tiempo

Los laberintos griegos o «cretenses» —por Creta, la ciudad donde vivía el temible Minotauro— sólo tenían una entrada y un centro. Después, los romanos cambiaron su forma para darles un aspecto más geométrico, con cuatro cuadrantes en los que realizaban competencias para demostrar su habilidad con los caballos, tratando de lograr un recorrido por todo el laberinto en el menor tiempo posible.
1_optimized
Pasaron los siglos y se fueron creando nuevos estilos de laberintos. Por ejemplo, en la Edad Media los hicieron de piedra para perder en ellos a los malos espíritus, los tejieron en tapices y los pintaron en las iglesias, como símbolo del camino enredado que hay que recorrer antes de llegar a ser buenas personas.
Luego vino, en el siglo 89.., la corriente artística del barroco, en donde las obras tenían muchos elementos, y el laberinto se convirtió en un arte de la jardinería. Se sembraron caminos llenos de flores, fuentes y esculturas que los hicieron el centro de atención y el lugar para bailes y ocasiones especiales de la alta sociedad. También fueron el escenario perfecto para las conquistas amorosas, por lo que recibieron el nombre de «jardines de amor».
En nuestra época, los laberintos siguen siendo obras de arte o símbolos de diferentes aspectos de la cultura, pero principalmente son un entretenimiento: salen en libros, películas y hasta videojuegos. Además, ¿quién no ha matado alguna vez el aburrimiento dibujando el camino hacia el centro de un laberinto en una revista?

Tipos de laberintos

Hay muchos estilos de laberintos basados en dos tipos principales:
2

3_optimized

¡Hora de jugar!

Ayuda a los cachorritos a llegar por su comida.
actividad_laberinto.jpg (72 descargas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *