Gigantes del Japón, mechas y kaijus

Mira hacia el cielo: enormes bestias andan por la ciudad, aplastando edificios enteros a su paso. Pero no temas: para protegernos llegan los robots gigantes, equipados con poderosas armas y manejados por los más heroicos pilotos. Son los gigantes japoneses, y te vamos a contar su origen.

La palabra kaiju significa ‘extraña bestia’, y antiguamente era usada para hablar de cualquier tipo de monstruo.

Aunque Japón es un país tan rico en tecnología como en fantasía, tuvo un pasado difícil: la mala decisión de apoyar a la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial y las bombas nucleares que destruyeron dos de sus ciudades —Hiroshima y Nagasaki— trajeron al país gran dolor y destrucción. Una de las formas que encontraron para luchar contra esas desgracias fue la imaginación, creando historias fantásticas para el público masivo.

Captura de pantalla 2018-03-21 a la(s) 11.24.18 a.m.

Nacen los kaijus

Primero surgieron las tokusatsu, películas para cine o televisión, filmadas con actores reales y que tienen una gran cantidad de efectos especiales. Este género cinematográfico tiene una gran influencia de dos tipos de teatro japonés: el kabuki, de gran expresividad, y el antiguo bunraku, que se hace con marionetas.

En 1954 el artista de efectos especiales Eiji Tsuburaya y el director Ishir Honda, inspirados en las cintas estadounidenses de King Kong, hicieron una película tokusatsu protagonizada por un monstruo prehistórico de gran poder destructivo que se comparaba con el terror de las armas nucleares. Lo llamaron Gojira —la unión de las palabras gorira, que significa ‘gorila’, y kujira, que quiere decir ‘ballena’—; 64 años después lo conocemos como Godzilla, y no sólo es una de las bestias más populares del mundo con sus 37 películas, sino que inauguró un subgénero en el cine, el anime y el manga de la cultura japonesa: los kaijus.

Screen Shot 2018-03-21 at 10.44.54 AM

¿Cómo ser un kaiju?

º Debe ser japonés, no cuentan los monstruos gigantes de otras culturas.

º Casi siempre tienen la forma de animales «reimaginados», plantas o criaturas mitológicas, aunque pueden ser mucho más extraños.

º A veces representan problemas sociales difíciles de resolver. Por ejemplo, Hedorah simboliza la contaminación del aire.

º Deben medir al menos 15 metros

¡Llegan los robots vengadores!

Los mechas son vehículos colosales antropomorfos —con forma parecida a la humana—, piloteados por humanos. El concepto une la fascinación de los japoneses por la producción tecnológica con la tradición de la filosfía Shinto
y el animismo, donde se cree que todo objeto, natural o artificial, tiene un alma —en este caso, el piloto es el «alma» del robot.

Los robots gigantes se originaron en 1956 en el manga Tetsujin 28-Go, escrito y dibujado por Mitsuteru Yokoyama, que utilizó sus recuerdos infantiles de la guerra para crear la historia de un niño detective que conduce un gran robot por control remoto. El más famoso de los mechas, Mazinger Z, llegó en 1972, cuando el mangaka Go Nagai, observando el pesado tránsito de Japón, pensó en lo divertido que sería tener un vehículo gigante que saliera del embotellamiento en un par de pasos.

23795de47a4b27465b3ca240cce2afff--super-robot-kaiju

Reglas de los mechas

º En Japón la palabra «robot» se usa también para designar a los mechas.

º Algunos pueden mostrar personalidad o conciencia, pero siempre deben tener un piloto.

º Existe una fuerte conexión entre el humano y la máquina: mientras más hábil sea el piloto, más poderoso será el robot.

º Su uso más popular es el de máquinas de combate, pero también pueden ayudar
a proteger, transportar, construir y colonizar el espacio.

Screen Shot 2018-03-21 at 10.45.03 AM

La palabra mecha —se pronuncia meca— proviene del inglés mechanical, es decir, ‘mecánico’.

cinemexHORcolor

Un comentario en “Gigantes del Japón, mechas y kaijus

  1. Hola¡
    Buenas tardes, en la sección de “Gigantes del Japón, mechas y kaijus”. Hay un intercambio de nombres de Voltron y Gundam RX-78-2 con respecto a las siluetas de estos personajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *