Sor Juana Inés de la Cruz

El 12 de noviembre de 1651, en un pueblito del Estado de México llamado San Miguel Nepantla nació una niña que al crecer iba a convertirse en una de las mejores escritoras de México. Se llamó Juana de Asbaje, pero todo mundo la conoce como sor Juana Inés de la Cruz.

sor-juana-ines-nov11-r

La niña que quería aprender

Dicen muchos señores que se pusieron a investigar la vida de sor Juana, que cuando tenía 3 años se colaba en el cuarto donde su hermana mayor, María, estudiaba con una maestra. En ese entonces las niñas estudiaban con señoras a quienes les decían Amigas. Juana pidió que la dejaran estudiar junto con su hermana y aprendió a leer rápidamente.

A los 5 o 6 años, Juana se enteró de que existía una escuela para muchachos que se llamaba Universidad, donde podía estudiar una carrera, lo malo es que no dejaban entrar a las mujeres, por lo que le pidió a su mamá que le cortara las trenzas y la vistiera de niño, para que la dejaran entrar a la Universidad. Su mamá le dijo que estaba loca y no tocó su largo pelo.

Pero Juana siguió estudiando, y hasta se ponía castigos si no aprendía lo que se había propuesto. Su abuelito tenía una enorme biblioteca donde Juana pasó muy buenos ratos leyendo poesías y antiguas historias.

La muchacha más bonita del palacio

A los 13 años Juana se fue a la Ciudad de México. En esa época, México se llamaba Nueva España y todavía no era un país independiente, por lo que de España mandaban a un señor que gobernaba en un palacio con el título de Virrey de la Nueva España.

Pues a ese palacio llegó Juana para ser dama de compañía de la esposa del virrey. La muchacha había aprendido tanto, que un grupo de sabios le hizo un examen muy largo y difícil y se sacó diez.

Juana estaba muy consentida en la Corte, pero siempre había fiestas, reuniones y personas con quienes tenía que platicar por cortesía. Esto le quitaba el tiempo que ella quería para leer, así que tomó una decisión.

Del palacio al convento

A los 15 años Juana tenía que decidir qué iba a ser de grande. Sólo había dos opciones: casarse o hacerse monja. Escogió la segunda, porque lo que más deseaba en el mundo era seguir estudiando, y lo podía hacer mejor en un convento.

Fue entonces cuando la niña Juana de Asbaje se convirtió en sor Juana Inés de la Cruz, la monja poeta que se volvió tan famosa y que los mexicanos queremos tanto que hasta la puedes ver en los billetes de $200.

A los 8 años sor Juana escribió su primer poema. Le quedó tan bien que ganó un premio

sor-juana-ines-de-la-cruz-1600

Un reto para sor Juana

Cuando ya era una poeta famosa, unos señores le pusieron un reto a sor Juana, le dieron unas palabras que rimaban y con ellas tenía que escribir un poema. Esto es un cachito de lo que escribió:

Aunque presumes, Nise, que soy tosco

y que, cual palomilla, me chamusco,

yo te aseguro que tu luz no busco,

porque ya tus engaños reconozco.

Un comentario en “Sor Juana Inés de la Cruz

  1. hola si es muy grato saber mas de Sorjuana Inez de la Cruz y me gustaria que le dieran mas publicidad y visitar su lugar de nacimiento gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *