El cinematógrafo

Desde hace miles de años, a las personas de todo el mundo les ha parecido mágico ver figuras en movimiento que cuentan historias.

En la India y China proyectaban sombras de personas y animales —hechas con las manos o con papelitos— sobre pantallas de tela o papel que iluminaban con lámparas. Son conocidas como sombras chinescas.

Muchos años después se inventaron aparatos cada vez más complicados, como la cámara oscura —que reflejaba las imágenes— y el kinetoscopio —es una caja en la que se ven fotos en movimiento al asomarse por un agujero.

kine1

En 1895 los hermanos Louis y Jean Lumière inventaron una máquina que servía para grabar y proyectar imágenes en movimiento. Ellos creyeron que pronto se olvidaría. No esperaron que su invento se haría tan importante que ahora nuestra vida no sería la misma sin el cine.

kine2

Cómo funciona el cinematógrafo

Se basa en una ilusión óptica. Una imagen puede quedarse en nuestro ojo durante un segundo y luego desaparece. Si en vez de una sola nos muestran 24 imágenes seguidas durante un segundo, parece que éstas se mueven. En el cine nos muestran muchas imágenes por segundo sin parar durante varios minutos —o hasta horas— contándonos una historia.

kine3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *