El amor platónico

platonico_1

Hace muchos siglos, en la antigua Grecia, vivió un filósofo llamado Platón (Atenas, 427 a.C.-347 a.C.). Él tenía una idea especial acerca del amor: afirmaba que lo que todos amamos es el Bien, y queremos que las cosas buenas sean nuestras por siempre, pero debido a nuestra condición mortal no lo podemos lograr.

Esta enseñanza quedó impresa en el diálogo de Platón titulado El banquete.Ahí, el filósofo explica que para conseguir un amor puro es importante apreciar primero la belleza física, después la belleza de conducta, hasta alcanzar, por último, el amor a la belleza universal, en el cual no amas a una persona sólo por su aspecto físico,
sino por su inteligencia y por su forma de ser.

Pasaron los años y fue hasta el año 1636 cuando el poeta inglés sir William Davenant, que había estudiado la filosofía de Platón, publicó un libro llamado Amantes platónicos. Fue la primera vez que se usó la palabra «platónico» para referirse a un amor ideal e irrealizable.

platonico_2

Así, el «amor platónico» llegó hasta nuestra época. Puede ser tu maestra, un vecino, una cantante a la que ni siquiera conoces más que por ver sus videos y oír su música, o el niño más popular de la secundaria que no te pela porque tú vas en sexto de primaria y eres muy niña para él. Se dice popularmente que el amor platónico es
con el que quieres compartir tu plato.

El amor platónico es ideal, porque pertenece al mundo de las Ideas. Es un amor en el que no tenemos más remedio que sólo contemplar a quien tanto nos gusta, sabiendo que está tan lejano que no se puede alcanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *