Spam

Esta palabra la usamos cada que alguien envía un correo electrónico o un mensaje por Whatsapp, pero éstos no son amigables, al contrario, son molestos y contienen información falsa. Además son muy repetitivos, lo que puede saturar tus conversaciones. Pero, ¿cómo surgió?

Todo comenzó en la II Guerra Mundial, cuando Hormel Foods, una empresa estadounidense que vendía carnes, promocionó su nuevo producto Spam —nombrado así por las palabras en inglés spiced, que significa ‘condimentado’ y ham, ‘jamón’—, una variedad de carne de cerdo enlatada, preparada con sal, agua, azúcar y algunos conservadores.

spam1

Debido a la guerra, comenzó a escasear la comida y el Spam fue el único alimento de los ejércitos estadounidense y soviético. Aunque al principio los soldados se emocionaban mucho y gritaban: «¡Spam, Spam, Spam!» cada que recibían las latas, llegó el día en que se hartaron de comer sólo eso y empezaron a repetir: «Otra vez nos llegó puro Spam», pues no estaban felices con sus paquetes.

Por eso en 1983, con el nacimiento del Internet, este nombre se volvió a usar en los chats, cuando algunos usuarios tecleaban muchísimas veces la palabra spam y saturaban las computadoras —como los estómagos de los soldados—. En 1994 tuvo lugar el primer caso de spam como ahora lo conocemos: una pareja de abogados envió de manera masiva muchos correos electrónicos para promocionar sus servicios y al mundo no le quedó de otra más que aborrecerlos, tal como a las latas.

8 comentarios en “Spam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *