Colores en México

Durante ciertas épocas del año, en medio del concreto, los carros y el smog, algunas plantas pintan las avenidas de México con sus flores, para crear paisajes muy bonitos y sin igual.

Jacarandas, Jacaranda Mimosifolia

Florea en primavera y otoño

En el mes de marzo el país se pone «jacarandoso» gracias al color lila de las flores de este árbol. Sin embargo, aunque esta planta parezca «más mexicana que el chile y el nopal», es originaria de Brasil: en 1920 ,Tatsugoro Matsumoto, un decorador de jardines japonés, se le ocurrió la grandísima idea de adornar las grandes avenidas con las copas purpúreas de este árbol.

Dato curioso: el problema con las jacarandas es que son tantas que generan muchos residuos al momento de tirar sus flores; a pesar de ser orgánicos, a veces tapan las coladeras de las calles.

JAcaranda-min_optimized

Bugambilia, Bougainvillea spectabilis

Florea en verano
Este arbusto trepador colorea los muros de muchas casas y edificios mexicanos. Es sudamericano y se llama así en honor a Louis de Bougainville, un militar francés que lo descubrió en 1768. Su tonalidad puede ser magenta, amarilla, rosa o lila. Pero no te dejes engañar, aunque sus hermosos colores parecen pétalos, no lo son: se llaman brácteas y sirven para proteger las flores, que en realidad son pequeñas y de color blanco o amarillo.

Dato curioso: en México se usa con fines medicinales, pues posee propiedades que alivian la tos, la bronquitis y hasta los molestos ronquidos a la hora de dormir.

BUGAMBILIA_optimized
La nochebuena es conocida porque sus brácteas solo se colorean en invierno. También es mexicana pero fue registrada como Poinsettia en los Estados Unidos, en honor al embajador Joel Roberts Poinsett, quien la llevó a este país.
noche-min

Colorín, Erythrina Americana

Florea en primavera y verano
Este árbol sí es originario de México; es tan viejo que, desde tiempos inmemorables, sus flores rojas y alargadas se han usado como parte de nuestra cocina tradicional. Éstas se preparan hervidas, fritas o capeadas con salsa de molcajete; dicen las abuelas que su sabor es similar al de la carne de res.

Dato curioso: sus semillas, que parecen frijoles rojos, son tóxicas; no obstante, en la época prehispánica la usaron como hipnótico. En la actualidad, hay quienes las portan en la cartera como símbolo protección.

ARBOL-min

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *