El misterioso caso del gato vivo y muerto a la vez

Vecinos de Cuantitlán: como es bien sabido por todos ustedes, desde hace dos meses los detectives Chávez Bohr y Heisenberg Guadarrama venían investigando el caso del gato envenenado por el señor Honrado Schrödinger, vecino de este municipio. Pues bien, de forma inesperada estos dos detectives acudieron el día de ayer a la policía para declarar ¡QUE ELLOS SON LOS VERDADEROS CULPABLES DEL HORRENDO CRIMEN!

Recordemos que hace dos meses esa pareja de detectives inspeccionó la casa de Don Honrado y encontró al gato muerto dentro de una caja, intoxicado por un gas venenoso.

s8-ninos-CIENCIA-gato

Las huellas digitales del Sr. Schrödinger dejaron claro que él era el asesino y de inmediato fue arrestado. No obstante, algo extraño en el lugar hizo que Bohr y Heisenberg siguieran investigando.

Atando cabos, llegaron a conclusiones que nadie les creyó, por ser de verdad RI-DÍ-CU-LAS.

Según ellos, el gas venenoso que mató al gato se había dispersado por el interior de la caja pero al mismo tiempo —¡esto es lo increíble!— se había mantenido dentro de un frasquito perfectamente cerrado, sin salir de él.

Así, el arma homicida se habría esparcido y al mismo tiempo no se habría esparcido dentro de la caja, por lo que el gato la habría respirado y no la habría respirado y de esa manera el afortunado y desafortunado animal habría estado vivo y muerto simultáneamente. Ya ven ustedes por qué nadie creyó la historia.

s8-ninos-CIENCIA-detectives

Ahora las cosas se han complicado todavía más pues el día de ayer Bohr y Heisenberg se presentaron
 ante la policía para declararse culpables del homicidio. Dicen que sus investigaciones han arrojado nuevas sorpresas y ahora están seguros 
de que el gato no habría fallecido si ellos no hubieran abierto la caja donde todavía seguía con vida y a la vez estaba bien muerto.

Si, señores, hoy más que nunca es cierto aquello de que la curiosidad mató al gato.

Los detectives presentaron pruebas tan evidentes de lo que decían que el juez tuvo que darles la razón y de inmediato puso 
en libertad al Sr. Schrödinger.

La mecánica cuántica se sabe las respuestas

Este cuento aparentemente lleno de locuras, no es más que un intento de describirte el tipo de hechos maravillosos que algunos científicos descubrieron 
en el siglo pasado y que todavía nos ponen los pelos de punta.

s8-ninos-CIENCIA-atomo

El nombre de esta ciencia es Mecánica cuántica y gracias a ella conocemos algunos fenómenos de la naturaleza que parecen increíbles pero que muy probablemente son ciertos… bueno, no a nivel de gatos, cajas 
y detectives pero sí en la diminuta dimensión de los átomos y sus electrones.

Esta ciencia dice cosas muy extrañas, como que el mundo en el que vivimos no se decide a ser como es sino hasta que alguien voltea a verlo.

Sin duda la mecánica cuántica habla de cosas que parecen imposibles, como que un solo electrón puede estar en dos lugar es al mismo tiempo, provocando fenómenos como lo del gas venenoso del cuento. Suenan como locuras, pero la verdad es que gracias a la mecánica cuántica los seres humanos hemos podido explicar muchas de las cosas que pasan en el universo.

Ahora saben que ese asunto del gato muerto fue por culpa de los fisgones detectives, pero ahí no terminó el caso… Lee la historia completa en la edición 13 de Algarabía Niños, dedicada a la ciencia y la tecnología.

También te interesará:

¿Por qué nos reflejamos en el agua?
Leonardo da Vinci, un genio travieso
Alessandro Volta, el inventor de las pilas
La clonación

5 comentarios en “El misterioso caso del gato vivo y muerto a la vez

  1. Claro que la idea a demostrar es que independientemente del observador (es decir, si abre o no la caja) el gato no puede estar vivo y muerto a la vez. El observador lo sabría solo si abre la caja, pero eso no afecta el estado del felino.

  2. Por que como hasta Ferb (el hermano de Phineas) dijo: la mera observación del experimento, altera su resultado.
    Así que por eso es hasta que se haya abierto la caja que sa sale de la incertidumbre. Gracias don Heisenberg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *