EUFEMISMOS, ¿QUÉ SON?

Las buenas costumbres prohíben mencionar crudamente algunas frases, pues las personas pueden molestarse al escucharlas. Para eso se emplean palabras que tienen cierta semejanza o proximidad con lo que se quiere decir; estos sustitutos se llaman eufemismos.

Seguro conoces algunos, pero como ya son muy comunes, no te habías dado cuenta. Un ejemplo muy sencillo es el siguiente: Estás en un restaurante y le dices a tu papá que quieres hacer pipí, probablemente él le preguntará a la mesera: «disculpe, ¿dónde están los servicios?» o «¿podría decirme en dónde está el sanitario». Otro ejemplo es cuando tú estás en la escuela y preguntas: «¿puedo ir al baño?».

eufemismo

Pues bien, esas palabras son eufemismos de la palabra «escusado». Porque, aunque así se llame, a muchas personas les parece ofensiva. Intenta decir en tu casa: «¡ahorita vengo, voy al escusado!»; segurito te ganas una buena reprimenda por «mal hablado».

En fin, ya ejemplificado el caso, podemos mencionar algunos más:

  • «Persona de color». ¿Eso qué?, ¿azul?, ¿amarilla como los Simpsons?, se dice «negra». La verdad es que qué tiene de malo el color negro, «Juan es negro», «el presidente de los Estados Unidos de América es negro», ¿cuál es el problema? En fin.
  • «Débil visual» para referirse a un ciego. Por favor, ¿por qué un ciego se ofendería porque le digan ciego si eso es? Además, ¿débil? Qué tontería.
  • «Ya pasó a mejor vida». O sea, ¿cómo?, ¿se ganó la lotería o qué? Porque si se refiere a que alguien murió, ¿cómo es que va a pasar a mejor vida si está muerto?
  • «Minusválido». ¡Demonios!, minusválido significa «de menor valor», entonces, si a alguien en silla de ruedas o con muletas le dices «minusválido», por supuesto que lo estás insultando.

eufemismo2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *