Gerhard Stalling y los perros guía

Cierra tus ojos o véndalos e intenta caminar de tu cuarto a la cocina; tal vez al tercer paso te tropezarás.

Imagina salir así a la calle, ir a la escuela, cruzar una avenida o subir escaleras. Vivir sin un sentido tan importante como el de la vista es difícil, requiere tener muy despierto el resto de los sentidos para evitar accidentes. Pero a veces se puede contar con la ayuda de un amigo de cuatro patas

s30-ninos_perro_2

Hace muchos siglos los hombres se dieron cuenta de que
los perros podían asistir a los invidentes, pero las escuelas para perros guía se establecieron formalmente hasta el siglo xx.

Durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), miles de soldados regresaban a casa heridos, por lo que el doctor alemán Gerhard Stalling se dedicó a atender y brindar ayuda a quienes tenían heridas en los ojos o habían perdido la vista por los gases venenosos.

Además de perros guía para invidentes hay canes entrenados para asistir a personas sordas.

Un día, mientras caminaba en compañía de su perro y uno de sus pacientes en los jardines del hospital donde trabajaba, Stalling se tuvo que ir un rato para atender a otro enfermo. Cuando regresó, se sorprendió al darse cuenta de que el hombre y el perro habían avanzado sin su ayuda.

De ahí le surgió una idea: entrenar perros como guía y acompañamiento para personas invidentes, por lo que en 1916 abrió las puertas de la primera escuela de entrenamiento para perros guía en Oldenburg, Alemania.

s30-ninos_FOTO_PERRO

Gracias al éxito de esta primera
escuela, se fundaron más en otras ciudades de Alemania, que enviaron perros entrenados a países como Francia, España, Italia, Rusia, Canadá y Estados Unidos. Ahora hay escuelas para perros guía en diversas partes del mundo.

El instinto
 natural de los perros es la 
caza y la protección, mismos que se van «olvidando» durante el proceso de entrenamiento.

De guía por la calle

Si te encuentras con un perro guía en la calle procura seguir las siguientes recomendaciones:

• No te acerques a acariciarlo, siempre pregunta primero a la persona que lo lleva, ya que el perro está trabajando y podrías distraerlo.
• Nunca toques su arnés.
• «Hazle huequito» en lugares y transportes públicos: son animales educados que no son ruidosos ni juguetones.

s30-ninos_perro_1

Si quieres conocer los pasos a seguir para entrenar a un perro guía mira en tu Algarabía niños 15

 

También te interesará:

Villanos de los comics

Leyendas gatunas

El libro de la selva

Animales del abismo

 

Un comentario en “Gerhard Stalling y los perros guía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *