Los Samuráis

Hace más de 900 años, en el Lejano Oriente vivieron unos valientes guerreros que lo daban todo, hasta la vida, por proteger a las familias a las cuales servían.

Estos guerreros surgieron en el siglo xii y fueron hombres importantes durante más de 700 años. Defendían a las familias nobles de Japón y sus ejércitos se dividían en dos bandos: el del Este y el del Oeste.

Los samuráis se llamaban a sí mismos bushi, porque vivían bajo las reglas del bushido o «el camino del guerrero», que es un código de honor muy importante para ellos. El bushido se forma a partir de tres corrientes de pensamiento muy populares en Japón:

Budismo: de aquí los samuráis aprendían a aceptar a la muerte y no temerle, ya que los budistas piensan que después de morir nuestra alma se va a un nuevo cuerpo para poder vivir otra vida.

Sintoísmo: de esta forma de pensar, los bushi aprendieron a venerar a sus antepasados, así como la lealtad y el respeto por la tierra que habitaban.

Confucionismo: aunque los samuráis no estaban de acuerdo con la tranquilidad de esta forma de vivir, sí creían que era importante para el hombre pensar sobre el universo y la vida.

Vida y fin de los samuráis

Los samuráis pasaban gran parte de su vida en guerras, pero cuando tenían tiempo libre, lo aprovechaban creando bellos jardines o estudiando filosofía, teatro y literatura.

Como vivían bajo las reglas del bushido, pensaban que debían perfeccionar su espíritu. Estos guerreros nobles y temerarios se fueron volviendo cada vez más influyentes, hasta que en la década de 1860 llegó un nuevo emperador, quien decidió que los samuráis debían perder su poder. Ellos se rebelaron, pero finalmente fueron vencidos. Unos fueron asesinados y otros decidieron suicidarse.

Se dice que el último samurái murió en 1877.

Actualmente, aunque ya 
no hay samuráis, sobreviven algunos de sus descendientes, que siguen viviendo bajo las reglas del bushido.

Estos guerreros usaban armas especiales que eran muy peligrosas, por ejemplo:

Bokken: Sable de madera que se usaba para practicar.

s40-ninos_bokken

Yari: Especie de lanza de madera con una navaja muy afilada en uno de sus extremos.

s40-ninos_yari

Kusarigama: Servía para atacar a grandes distancias. Estaba formada de una pesa, una cadena y una hoz, que es una navaja curva.

s40-ninos_kusarigama

Arco: Era el arma favorita de los samuráis más antiguos. Solía medir más de dos metros, porque el guerrero lo usaba montado a caballo. A este modo de tiro se le conocía como yabusame.

s40-ninos_arco

Y, por supuesto, la katana, una especie de sable que llamaban también «el alma del samurái», pues era la más importante entre sus armas. Incluso creían que ésta misma escogía a su digno portador, quien nunca se separaba de ella ni siquiera en la tumba.

s40-ninos_katana

Maestros herreros tardaban en fabricarla casi un año y su puño estaba hecho de piel de mantarraya.

Samurai

¿Quieren conocer mejor a estos honorables guerreros? Vean Algarabía Niños 7 y conozcan más sobre sus principios de vida, su armadura y otros datos curiosos sobre estos guerreros.

También te interesará leer:

Los verdaderos vikingos
Medusa
Los superhéroes de Marvel
Los personajes de Star Wars

4 comentarios en “Los Samuráis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *