Medusa

Esta es la historia de una hermosa doncella que, por trampas e injusticias, fue transformada en un horrible monstruo con cabellos de serpientes y ojos que convertían en piedra a quien los mirara.

La bella doncella

Quizá te sorprenda saberlo, pero Medusa era una de las muchachas más hermosas de la Tierra. Era hija de los dioses marinos Ceto y Fórcides, y tenía dos hermanas mayores: Esteno y Euríale.

Su nombre significa ‘protectora’, pues era guardiana del templo de Atenea, la diosa de la guerra y la justicia. Medusa siempre cumplió con su misión de forma responsable.

La furia de Atenea

Poseidón, quien era dios del mar y las tormentas, y además enemigo de Atenea, se enamoró de Medusa y decidió visitarla un día en el templo. Cuando Atenea se enteró, se enojó muchísimo, pero al no poder castigar al poderoso dios, decidió echar a Medusa de su casa y convertirla en un horrible monstruo.

Así, su blanca piel se pintó de verde, sus cabellos rubios se transformaron en venenosas serpientes y sus ojos se volvieron armas mortales que convertirían en piedra a cualquiera que se atreviera a mirarlos.

La misión de Perseo

El rey Polidectes le ordenó a Perseo, un joven muy valiente, que matara a Medusa. Perseo se armó con un casco de invisibilidad, unas sandalias que lo hacían volar y un espejo que servía como escudo ante los mortales ojos de Medusa. Una noche la tomó por sorpresa y le cortó la cabeza. Pegaso, el caballo con alas, nació del primer chorro de sangre que salió de ella.

El fin de la pobre, pobre Medusa

Atenea conservó la cabeza de Medusa, que aún era un arma mortal, y la puso en su escudo para enfrentar a sus enemigos.
Perseo y Asclepio, dios de la medicina, guardaron su sangre, pues podía usarse para revivir a un muerto o matar a un enemigo.
Fue así como la pobre doncella, sin deberla ni temerla, se quedaría grabada en nuestras mentes como un horrible monstruo que merecía ser destruido. Pero después de haber leído estas páginas, cuando alguien hable de la historia de esa «terrible» criatura, podrás decirle que Medusa no era ni tan mala, ni tan fea.

16-ninos-interior1

Ésta y otras fantásticas historias en Algarabía Niños 4, ¡búscala!

9 comentarios en “Medusa

  1. Ya no soy niña desde hace tiempo, pero me encanto leer de medusa y aprender de manera simple y sencilla. Excelente idea para interesar a los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *