Se me lengua la traba: los trabalenguas

Los trabalenguas son divertidas frases que te retan a decir algo sin detenerte ni confundirte. Tal vez te sepas uno muy complicado que sólo tú puedes decir y que presumes con tus amigos. O quizá no te sepas ninguno, y solamente te cause curiosidad saber quién está detrás de esos diablillos del lenguaje. En esta ocasión conocerás un poquito más sobre ellos.

Entrenar la boca

Es difícil saber dónde o cuándo se inventaron los trabalenguas. La teoría más aceptada afirma que comenzaron con los griegos de la Antigüedad, que siempre buscaban formas nuevas de explorar el mundo. Descubrieron, entonces, que algunas personas eran hábiles para la pronunciación de ciertas palabras u oraciones. Así fue que crearon pequeños poemas para la boca y la mente.

Fue hasta el año 1850 que se publicó el primer trabalenguas literario en inglés, posiblemente estaba inspirado en el trabajo de la paleontóloga Mary Anning, que coleccionaba fósiles que se encontraba en las costas:

«She sells sea shells by the sea shore.
The shells she sells are sea shells, I’m sure»

Que quiere decir: ‘Ella vende conchas marinas por la orilla del mar. Las conchas que vende son conchas marinas,
estoy seguro’.

lengua1

Desde entonces se crearon —y se siguen creando— trabalenguas.

lengua2

¿Qué hace difíciles a los trabalenguas?

Lo que los hace tan complicados son los distintos fonemas. Un fonema es un sonido en particular, hecho por la boca o la garganta de los seres humanos. En la lengua española tenemos 27 fonemas, con 22 consonantes y 5 vocales, aunque en otros idiomas puede haber más o menos.

El truco de los trabalenguas consiste en cambiar dos o más fonemas que se parezcan entre sí, o ponerlos en diferente orden. La mente humana, siempre buscando organizar las cosas, se confunde, y por eso nos cuesta tanto trabajo pronunciarlos.

Una vez que lo memorizamos, el trabalenguas se vuelve fácil, pues el cerebro aprende con la repetición, que es una forma de orden.

Los trabalenguas son herramientas útiles para acostumbrarse a hablar en público, leer en voz alta con más facilidad, ¡e incluso para aprender nuevos idiomas!

Para que entrenes al veloz tren de tu mente, aquí te van algunos trabalenguas:

lengua3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *