De genios a genios

Típico, cuando la gente dice: «¡Es muy listo, es un genio!», jamás te imaginas a un fantasma de fuego enorme, que trata de vivir lo más cómodamente posible entre los humanos, ¿verdad?, pero estaría divertido. A continuación te contaremos un poco más sobre estos curiosos seres y cómo esta palabra significa más de una cosa.

Los Djinn

Tal vez has oído hablar de la mitología griega o de la egipcia, pero una que quizá no tengas tan presente es la mitología del Islam —es la que proviene de Arabia Saudita—, la cual es muy, pero muy interesante.

Ésta contaba que los seres humanos estábamos hechos de tierra, como si fuéramos esculturas de barro, pero que antes de llegar a esa forma debían nacer otros seres, hechos de fuego y aire caliente: los Djinn.

Los Djinn eran increíblemente poderosos, tenían magia a su disposición y la usaban para todo tipo de cosas. Aunque muchas veces esas «cosas» eran travesuras que les hacían a los otros; también tenían su lado bueno: de vez en cuando se encontraban con gente en apuros y no dudaban ni un segundo en ayudarle. De hecho, dos de estos Djinn se portaron tan bien que les tocó salir en «Aladino y la lámpara Maravillosa», un cuento tradicional del Medio Oriente.

genios

El mal humor también lo sufren los genios

Gen también significa ‘origen’, por eso los genius -y también los junos– eran la fuente del humor y de todas las ideas y talentos, de ahí salen las palabras ingenio y congeniar, que es cuando te entiendes muy bien con alguien. Para los romanos, si tu genius andaba de malas, tú no ibas a estar de mejor humor. ¿A qué te suena eso? Exacto, de ahí viene la expresión del mal genio. Así que, ya sabes, si alguien te agarra en tus días gruñones, le puedes echar la culpa al espíritu que fabrica tus ideas, igual y se te pasa el mal momento.

Un anillo o una lámpara como hogar

Espera, ¿cómo que dos? ¿No era sólo uno de piel azul y con barba de candado? Pues no, eran dos: el grandote que vivía en la lámpara, que es el que todos conocemos, y uno más pequeño, del tamaño suficiente para vivir en un anillo. Gracias a un traductor francés, esta pequeña historia se uniría siglos después a la colección que hoy conocemos como Las mil y una noches, que si no has leído, te recomendamos mucho.

genio2

Espíritus para niños y niñas

Pero el término como ahora lo conocemos no es «Djinn», sino «genio», ¿verdad? Pues resulta que se confundió con una palabra de los romanos, quienes creían que había un espíritu que nacía junto con los niños, llamado genius, y otro llamado juno, que nacía con las niñas. Era una especie de espíritus que te protegían y te acompañaban toda tu vida, para cuidarte de los peligros del mundo, con la diferencia de que no eran sólo para las personas: los lugares y los volcanes también tenían el suyo.

El concepto genio se fue transformando poco a poco en el de una especie de ángel, mientras que la palabra misma se convirtió en una forma de describir a la gente sumamente talentosa, por la magia y los poderes que traían consigo. ¿Te acuerdas del francés de hace un momento? En su adaptación, decidió traducir djinn a genie, porque las palabras y los significados se parecían, y así es como les llamamos desde entonces a las dos cosas.

Un comentario en “De genios a genios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *