Rebeldes de la historia

Dicen que a los rebeldes puedes quererlos u odiarlos, pero nunca ignorarlos. Son personas que cambiaron su vida y la de muchos, al tomar decisiones que iban en contra de lo que todos creían, y por eso pasaron a la historia. Aunque muchos piensan que la rebeldía significa «portarse mal», los siguientes personajes te demostrarán que algunas veces eso es justo lo que se necesita para cambiar al mundo.

Akenatón
(1372 antes de Cristo – 1336 a. C., aproximadamente)

Fue un faraón que cambió la religión de todo su reino. Dejó de seguir al dios del sol llamado Ra y comenzó a adorar a Atón, considerado el sol mismo y el dios que creó todo lo que existe, prohibiendo que se adorara a cualquier otra deidad. Convirtió su reinado en el primero que sólo tuvo un dios. Tras su muerte el nuevo faraón decidió regresar a como eran las cosas antes de Akenatón y hasta quiso borrarlo de la historia, pero no lo logró.

foto 1

Diógenes
(412 a.C – 323 a. C.)

Este filósofo griego pertenecía a la escuela cínica, por lo que siempre decía lo que pensaba sin importarle lo que dijeran los demás. Él pensaba que todos debíamos vivir sin dañar la naturaleza, pues las otras cosas sólo nos causaban infelicidad,
por eso vivía en una gran tina en lugar de una casa y siempre estaba rodeado de muchos perros.

Una leyenda dice que cuando Alejandro Magno —que tuvo como maestro a Aristóteles, uno de los más grandes filósofos de la historia—, un rey y conquistador de gran parte del mundo, lo conoció, le dijo: «Pídeme lo que quieras», Diógenes le contestó: «Que te quites, porque me tapas el sol.»

foto2

Espartaco
(113 a.C – 71 a. C.)

Fue otro rebelde de la historia: esclavo de los romanos, en el año 73 a. C. comenzó la rebelión más grande en contra del imperio. Después de ganar muchas batallas en las que consiguió miles de seguidores que también querían libertad, fue derrotado por los romanos, quienes para ese momento le tenían mucho miedo.

foto3

Nellie Bly
(1964 – 1922)

Quisieron que escribiera en la sección de mujeres en un periódico, pero su rebeldía la llevó a cambiar la forma de hacer periodismo. Esta mujer estadounidense viajó a México por seis meses para hablar de la vida en el país, ¡y tuvo que huir cuando el presidente Porfirio Díaz casi la encarcela!

Después decidió averiguar si podía darle la vuelta al mundo en menos de 80 días como lo hacen en la novela de Julio Verne, y lo logró en tan sólo 72 días, rompiendo un récord mundial. Pero eso no fue todo, también ayudó a otras mujeres escribiendo y publicando noticias sobre el movimiento para que pudieran votar. Finalmente, fingió una enfermedad mental para entrar a un hospital psiquiátrico y hacer un reportaje de todos los abusos que las mujeres sufrían en ese lugar.

foto4

Pancho Villa
(1878 – 1923)

Su verdadero nombre era Doroteo Arango y fue uno de los mexicanos más rebeldes de la historia. Nació en una familia muy pobre, cuando tenía 16 años le disparó a su patrón y tuvo que huir a las montañas de Durango, donde se convirtió en bandido y pistolero, pero cuando inició la Revolución Mexicana, inspirado por las injusticias que sufrió de niño, rápidamente se unió a ella y se convirtió en una de las figuras más admiradas del norte de México. ¡Incluso ha sido el único que ha podido invadir los Estados Unidos!

foto5

Toni Morrison
(1931)

La escritora Toni Morrison vivió el racismo en Estados Unidos desde que nació. Cuando tenía 2 años su casa fue incendiada debido a que sus padres no pudieron pagar. A pesar de la discriminación con la que creció, su pasión por los libros siempre la sacó adelante y después de estudiar Literatura, escribió novelas —como Ojos azules (1970)— que cambiaron la forma de pensar de millones de personas y ayudó a terminar con muchos problemas en su país. Obtuvo el premio Nobel de Literatura en 1993.

foto6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *