La maldita pubertad

Tu cuerpo está cambiando, creces y éste es el primero en avisarte, quisieras detenerlo, pero no puedes. ¿Qué demonios está pasando?

Y es que estos cambios no ocurren de manera fácil y divertida, vienen acompañados de muchas situaciones que te pueden hacer sentir incómodo, avergonzado, confuso, o demasiado feliz o enojado. ¡Pfff, qué molesta es la pubertad!

La palabra «pubertad» proviene del latín pubere, que significa ‘pubis con vello’ e indica que vas a dejar de ser niño para entrar en la edad adulta. Es un proceso biológico durante el cual suceden tantos cambios en tu cuerpo que a veces no te entiendes ni tú mismo.

¿Es una maldición?

No, pero lo parece. Aquí hay algunas razones biológicas:

Te salen granos o espinillas porque las hormonas de tu cuerpo han aumentado y eso genera que haya más grasa que decide salir por los poros de tu piel.

Los pelos que ves que están creciendo en tus genitales —o sea, el vello púbico— son una barrera que te protege de infecciones.

Las hormonas que están ocupadas cambiando tu cuerpo hacen que tus glándulas de sudor trabajen mucho más, sobre todo en las axilas o alrededor de tus genitales, ocasionando que a veces apestes a sudor.

pubertad_2

Y aún hay más cambios, pero dependen de si eres niña o niño.

¡Kikirikiiii!

Si eres del sexo masculino, sentimos decirte que:

‘ Tus testículos y tu pene crecen.
‘ Tus hombros y pecho se hacen más anchos.
‘ El vello crece en tu pecho y en tu cara, te saldrá barba y bigote y tendrás que aprender a rasurarte.
‘ Tu voz se hace más grave y fuerte, pero no de un día para otro, de repente te puede salir muy aguda, es decir, se te saldrán los odiosos «gallos».

¿Cómo se pone este bra?

Si eres del sexo femenino, te pasan estas cosas:

‘ Empiezas a tener la menstruación, un periodo en el que tu cuerpo deshecha sangre y tejidos que no utilizó, y esto sucede cada 28 días.
‘ Tus pechos crecen, a veces puede doler y tal vez empezarás a usar brassier, al que cuesta trabajo acostumbrarse.
‘ Tus caderas se hacen más grandes y tu cuerpo se ve diferente.

La ruleta de las emociones
Los cambios físicos de la pubertad no vienen solos, sino acompañados de muchas emociones que pueden hacerte sentir asustado, enojado, triste o irritable y al mismo tiempo eufórico, alegre, inquieto y motivado; debido a esto sientes cansancio y para colmo, las personas que te rodean no te entienden, por lo que muchas veces discutes con ellas: o les gritas o les dejas de hablar.

¿Quién soy yo?
Estás en proceso de descubrir tu personalidad y qué es lo que te define y a veces puedes actuar sin pensar bien las cosas o al contrario, piensas mucho antes de tomar una decisión; también te enojas con los adultos cuando no toman en cuenta lo que para ti es una necesidad. Es decir, te sientes incomprendido.

Por otra parte, te pasa algo interesante: tratarás de encontrar las cosas que pueden identificarte, ya sea política, arte, literatura, ciencia, deportes, música, cine, entre otras; querrás estar más con tus amigos y en ocasiones confiarás en ellos más que en tus papás, quienes a lo mejor se pondrán celosos, pero sé paciente y trata de entenderlos, después de todo, ver cómo cambias también es un cambio para ellos.

Un comentario en “La maldita pubertad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *