Los ilusionistas

La magia o ilusionismo es un arte que nos encanta. ¿Quién no se ha asombrado alguna vez al ver un show de magia, en el cual un señor saca de su sombrero una paloma o un conejo, de su manga muchos pañuelos o de su saco un ramo de flores?

oie_2351632EkysfQe3

El ilusionismo consiste en provocar el efecto de que ocurre algo imposible. La palabra «ilusión» viene del idioma latín y significa tanto jugar, como engañar. Se podría decir que el ilusionismo es una serie de trucos que engañan a nuestros sentidos, haciéndonos ver cosas que rompen con la física y la lógica, como apariciones, desapariciones, transformaciones y otros fenómenos.

ilusi

Un poco de historia

La primera prueba que se tiene sobre la práctica de la magia se puede leer en el papiro Westcar, que se conserva en el Museo Estatal de Berlín, Alemania. Este documento, de más de 3 mil años de antigüedad, cuenta —entre otros relatos mágicos— la historia del mago egipcio Dedi, quien era capaz de unir una cabeza que había sido cortada, además de domesticar leones y hacer que un ganso sin cabeza corriera por una habitación sin chocar contra las paredes.

En el siglo XVII se empezaron a conocer algunos trucos de ilusionismo en Europa, principalmente de cartas. También surgieron trucos clásicos de la magia oriental, como la rutina del huevo que aparece y desaparece en una bolsa y los aros chinos, que se unen y se separan según la voluntad del mago.

Cien años más tarde, la magia se volvió bastante popular, gracias a los efectos de luz y escondites secretos para producir «efectos mágicos». Pero fue hasta el siglo XIX cuando el arte del ilusionismo se volvió un éxito, gracias al «Padre de la magia moderna»: Jean Eugène Robert-Houdin.

Sin duda, la magia nos sigue atrapando, tal vez porque nos gusta ver aquello que desafía a nuestros sentidos, desde esa ave sin cabeza de los antiguos egipcios hasta un hombre que se eleva por los aires o que adivina la carta que escogimos. Porque de verdad es mágico, es sorprendente, es una hermosa ilusión.

oie_pBGNuFTIxO0d

Ilusionistas famosos y sus sorprendentes trucos

Desde que el ilusionismo se convirtió en un gran espectáculo, los magos se han esforzado por mejorar sus propios trucos y los de sus rivales, logrando hazañas mágicas espectaculares. Algunos de los magos más célebres de la era moderna son:

Harry Houdini
(Hungría, 1874-Estados Unidos, 1926). Su nombre real era Erick Weiz. Fue un escapista, famoso por realizar actos que incluían salir de tumbas o jaulas sumergidas en el agua. En una ocasión permaneció 91 minutos bajo el agua en un tanque sellado antes de escapar.

David Copperfield
(Estados Unidos, 1956). Es el único mago con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Ha presentado espectáculos impresionantes donde vuela, se parte en dos y desaparece edificios y monumentos enormes, como la Estatua de la Libertad.

Marco Tempest
(Suiza, 1964). Es un mago cibernético, es decir se apoya de las tecnologías para hacer trucos con realidad aumentada, donde interactúa con imágenes en tiempo real. Ves aparecer y desaparecer personas, cartas y demás objetos a su alrededor mientras te cuenta historias del mundo mágico.

David Blaine
(Estados Unidos, 1973). Es quizás uno de los más famosos ilusionistas del siglo XXI, muy conocido por sus actos de resistencia corporal, como vivir encerrado en una caja transparente durante 44 días sin comer o quedarse colgado de cabeza por casi dos días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *