Los vampiros

Algunos creen que estos seres devoradores de sangre existen, aunque no se sabe de nadie que se haya encontrado frente a frente con uno de ellos. Lo cierto es que los vampiros surgieron a partir de antiguas creencias populares y siguen con nosotros en películas, caricaturas y libros, con el aspecto y la personalidad que quiera darles nuestra imaginación.

¿De dónde llegaron?

La palabra «vampiro» procede del idioma serbio wampira: wam, que significa ‘sangre’ y pir, que quiere decir ‘monstruo’. O sea que un vampiro es el muerto que revive para alimentarse de sangre.

vampiros4

Muchas civilizaciones antiguas creían en la existencia de monstruos parecidos a los vampiros. Por ejemplo, en Egipto —África— creían en unas diosas que bebían sangre, mientras que en Mesopotamia —Asia— pensaban que había espíritus malignos que vagaban por las poblaciones asustando a la gente.

De los continentes asiático y africano, la creencia en los vampiros pasó a Europa, en primer lugar a Grecia, donde los llamaron vrykolakas; en Polonia les pusieron wampior; en Rusia fueron upires y en Rumania strigoi. Aunque los llamaron de distintas maneras, en todos estos países eran criaturas horripilantes que salían de sus tumbas para buscar seres vivos, a quienes les chupaban la sangre.

Un vampiro de novela

Pasaron los siglos y en 1897, el escritor irlandés Bram Stoker publicó una novela que iba a cambiar la forma de ver a los vampiros: se llamó Drácula. En este libro, el vampiro ya no era un monstruo o un espíritu, sino un hombre que había logrado tener vida eterna practicando brujería. El personaje del conde Drácula estaba inspirado en un hombre de verdad, un rey malo y cruel llamado Vlad Draculea que vivió en Rumania en el siglo XV.

Vlad Draculea. Foto: Historia National Geographic

Vlad Draculea. Foto: Historia National Geographic

¿Cómo son los vampiros?

Según Bram Stoker, son pálidos y ojerosos, pues sólo pueden salir por la noche. Son delgados porque no comen y nada más beben sangre. No proyectan sombra ni se reflejan en los espejos. Sus colmillos son más largos de lo normal, para poder morder a sus víctimas y succionar su sangre. Tienen poderes:

-Son muy fuertes, muy inteligentes y saben leer la mente.

-Pueden provocar niebla, tormentas y truenos.

-Pueden dar órdenes a algunos animales: ratas, búhos, murciélagos y lobos.

-Saben volar, caminar por las paredes, transformarse en lobos o murciélagos, hacerse pequeños o invisibles y ver en la oscuridad.

vampiros5

Un vampiro en cada mente

Drácula asustó a muchas personas, pero también inspiró a otras a imaginar sus propios vampiros, por eso, ahora hay para todos los gustos. En muchas caricaturas, libros, películas y videojuegos puedes ver vampiros malvados, pero también hay algunos graciosos, amigables o tontos.

vampiros2

vampiros3

Un comentario en “Los vampiros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *