Mi casa es tu casa, animales domésticos

Hace más de 10 mil años el hombre empezó a relacionarse con otras especies animales y dejó de verlas únicamente como seres que debía enfrentar para conseguir comida. Así comenzó un acercamiento que, hasta el día de hoy, ha unido a algunas especies: la domesticación.

¿Qué es la domesticación?

El primer motivo de la domesticación animal fue el hambre. Los hombres de las cavernas tenían que cazar a otras especies o competir con ellas para conseguir alimento. Poco a poco, el humano se fue dando cuenta de que podía tener muchos más beneficios de dichas especies, así que aprendió a mantenerlas cerca de su casa y crearles «un hogar».

La domesticación es el proceso en el que una especie animal puede vivir y reproducirse en condiciones creadas por el ser humano. Pero esto no basta: un requisito indispensable es que el animal debe darle algún beneficio al hombre que lo domestica.

Perro

Paso a paso

La domesticación es un proceso que pasa por varias etapas y dura algún tiempo. Hay dos etapas muy importantes en la domesticación:

El habituamiento, que consiste en observar las costumbres de varias especies domesticables y acercarse a ellas para que le pierdan el miedo al hombre.

La cautividad, que sucede cuando una persona captura a varias crías, las cuida y logra que se reproduzcan en cautiverio.

La domesticación a través del tiempo

oie_Ip8fOaI3EGdn

¿Por qué domesticar?

Los animales domésticos, a través de la historia, han sido:

  • Nuestra compañía.
  • Protectores.
  • Medios de transporte.
  • Fuente de alimentación.
  • Apoyo en las guerras, en las construcciones, en la caza y en la agricultura.
  • Sus pieles y sus plumas nos dan abrigo.
  • Sujetos de investigación.
  • Dioses o seres mágicos.
  • Aún hay algunos que son muy respetados en varias culturas.
  • Domesticables y no tanto

    No todos los animales pueden ser domesticados, por ejemplo, uno que se estresa mucho no es un candidato ideal. Tampoco el que no pueda o no quiera reconocer a un líder.

    Un animal domesticable debe ser sociable y poco agresivo, aceptar la comida que se le ofrece, tener disposición para aprender y un tamaño que el humano pueda manejar con cierta facilidad.

    Por otro lado, hay animales domesticables que no le interesan al hombre, principalmente porque no encuentra la manera de beneficiarse de ellos. Se trata de animales pequeños que no son fuente de alimentación, como algunos roedores, o especies que pueden ser peligrosas, como el león.

    Un comentario en “Mi casa es tu casa, animales domésticos

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *