El terror que cayó del cielo: Los monstruos de Lovecraft

Lovecraft es de esos escritores que todos conocen sin necesariamente haber leído su obra. Es muy probable que hayas visto a Cthulhu, su monstruo más famoso, aparecer en programas de televisión como Los Simpson y Cuentos asombrosos para niños caprichosos; también hay elementos «lovecraftianos» en Gravity Falls y Stranger Things. Y quizá sabes lo que es el Necronomicón, ese libro maldito capaz de abrir portales a otras dimensiones. ¿Pero de dónde salió este peculiar autor?

Yo soy Lovecraft

Howard Phillips Lovecraft nació el 20 de agosto de 1890 en Providence, Rhode Island, Estados Unidos. Su madre se llamaba Susan y su padre, Winfield Scott. En 1924 se casó con Sonia Green y se mudaron a Nueva York. Falleció el 10 de marzo de 1937. En su lápida se puede leer «Yo soy Providence».

Lovecraft1

Niño rata

A los 4 años leyó a los hermanos Grimm. A los 7, escribió sus primeros cuentos y cuando su mamá quiso apuntarlo a clases de baile, contestó en latín: «Nemo enim fere saltat sobrius nisi forte insanit», que significa: «Nadie baila sobrio a menos que esté completamente loco». A los 8 comenzó a producir sus propios periódicos, que repartía entre sus compañeros. De los 18 a los 23, se la pasó escribiendo cartas a las revistas para destrozar los cuentos que no le gustaban; otros lectores, y los propios autores, respondían con insultos y amenazas, pero él contraatacaba con poemas sarcásticos. ¡Todo un troll!

¡Asústame, panteón!

A inicios del siglo pasado, los lectores ya no se espantaban con fantasmitas, con la luna llena y el sonido del viento; querían cosas más perturbadoras. Así que Lovecraft, al estudiar lo que estaban haciendo otros escritores jóvenes, incluyó elementos filosóficos y científicos en sus cuentos. También, recuperó mitos y se inventó los suyos, proponiendo que la Tierra, antes de la aparición del hombre, era el hogar de criaturas monstruosas —y no me refiero a los dinosaurios— que ahora viven en otros planetas. Por todo esto, para muchos es considerado el padre del terror cósmico. Algo muy interesante es que sus historias nos plantean que hay cosas que es mejor no saber, pues el terror se desata cuando se investiga de más, se encuentran libros prohibidos o se pronuncia lo que no debe ser pronunciado.

Lovecraft2

¿Te atreves?

De entre todos sus cuentos sobresalen los siguientes ocho, que te pondrán la piel de gallina:

1. «La llamada de Cthulhu» En la ciudad sumergida de R´lyeh duerme Cthulhu, esperando que las estrellas se alineen para despertar y conquistar la Tierra.

2. «El color que cayó del cielo» Al oeste de Arkham algo raro cayó en el pozo de agua, y todos los que la beben sufren transformaciones terribles.

3. «El horror de Dunwich» Una extraña criatura crece poco a poco en la granja de los Whateley hasta alcanzar grotescas proporciones.

4. «El que susurra en la oscuridad» Cuando son invocados, los Mi-go intentarán extraerte el cerebro para llevárselo en un contenedor hasta Yuggoth, el equivalente a nuestro Plutón.

Lovecraft3

5. «En las montañas de la locura» Una expedición a la Antártida descubre las ruinas de una ciudad milenaria habitada por gigantescos pingüinos albinos y otras criaturas.

6. «La sombra sobre Innsmouth» La Orden Esotérica de Dagón ofrece sacrificios humanos a ciertas divinidades monstruosas del fondo de los océanos.

7. «Los sueños de la casa de la bruja» Keziah la bruja y Brown Jenkin, una rata de rostro humano, acompañan al protagonista en sus viajes a la cuarta dimensión.

8. «En el abismo del tiempo» El protagonista intercambia de cuerpo con un monstruo de la gran raza de Yith y puede viajar a una época donde los humanos serán sustituidos por escarabajos.

Y de pilón: «Los gatos de Ulthar» Nos cuenta los terribles sucesos por los que se decidió crear una ley que prohíbe matar a los gatos de este lugar.

Lovecraft4

Alebrijes y rebujos

Los monstruos son las verdaderas estrellas de sus relatos:

Yog-Sothoth es un conglomerado de esferas iridiscentes. Existe en todo tiempo y en todo espacio. Es conocido como «El que acecha en el umbral».

Lovecraft5

Cthulhu suele recordar a un humanoide con garras, cabeza de pulpo y enormes alas de murciélago. Duerme en R´lyeh, pero un día despertará para dominar al mundo.

Lovecraft6

Los rasgos de los Antiguos incluyen elementos tanto del reino animal como del vegetal. También se les conoce como Primordiales.

Cuando se convoca a Shub-Niggurath, aparece como una nube nociva de la que continuamente emanan —y son después reabsorbidos— patas con pezuñas. Se le conoce como «La cabra negra de los bosques con el millar de retoños».

Lovecraft7

Los Mi-Go parecen crustáceos con alas. Habitan en muchos planetas y tienen un puesto avanzado en Yuggoth. Mediante cirugía, pueden extirpar el cerebro de cualquier criatura y trasplantarlo a un cilindro metálico.

Lovecraft8

Lovecraft9

Los niños de Arkham

Hace 81 años que Lovecraft «partió a Yuggoth». Aunque en vida nunca publicó un libro, existe una gran cantidad de colecciones y antologías. ¡Hasta en el metro se consiguen! Para niños te recomiendo C is for Cthulhu, abecedario ilustrado donde cada letra se ejemplifica con un monstruo o cosas relacionadas con Lovecraft, y «La llamada de Cthulhu» en versión para colorear. También hay peluches, figuras de acción, juegos de mesa, máscaras y videojuegos. Así que pídele permiso a tus papás y prepárate para recorrer el garigoleante viaje de las historias fuera de este mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *