Julio Torri, el escritor en bicicleta

Julio Torri Máynez nació el 27 de junio de 1889 en Coahuila. Su infancia estuvo llena de música y libros: su padre, Julio Simón Torri, era músico y daba clases de canto, y su tío era distribuidor de libros.

julio1

Desde joven le gustaron las ciencias y a menudo destacaba en los concursos de composición. El 1 de febrero de 1905 apareció publicado su primer cuento, titulado «Werther», en el que se deja ver el estilo literario que lo caracterizaría: la brevedad, el buen sentido del humor y su admiración por grandes escritores como Goethe, Dante, Homero y Virgilio.

Su vida y sus amigos

En 1908 Julio Torri viajó a la Ciudad de México para estudiar una carrera universitaria. Ahí conoció a Alfonso Reyes, que luego se volvió su amigo. Ellos con frecuencia se mandaban cartas en las que se contaban sobre sus vidas personales y laborales. En una de estas cartas, Torri le pidió a Reyes que le consiguiera trabajo para mantenerse por él mismo y dejar de pedirle dinero a su padre.

Julio, además de escribir, también se dedicó a promover la cultura. Trabajó como editor de libros y así puso al alcance del público libros escritos por mexicanos y extranjeros a bajo costo. Además, junto con Reyes y otros amigos, perteneció a un grupo de escritores y pensadores que le dio otro sentido al arte: el Ateneo de la Juventud, un proyecto que se encargaba de propagar «ideas nobles y bellas».

Torri se dedicó por muchos años a dar clases de literatura, gramática y otras materias en la Escuela Nacional Preparatoria y en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México —UNAM—. Cuentan que amaba andar en bici, y sus compañeros y alumnos lo veían pedalear diariamente cuando llegaba o se retiraba de la Facultad.

Julio Torri murió en la Ciudad de México en 1970. Su obra literaria fue breve, es decir, escribió pocos libros, y sus poemas, ensayos y cuentos también fueron cortos, pero de una gran calidad literaria. Este escritor y maestro es considerado uno de los iniciadores del microrrelato —cuento muy corto— en la literatura actual. Para darte una probadita de cómo escribía, te presentamos unas palabras acerca de su vehículo favorito: la bicicleta.

julio2

julio3

La bicicleta

por Julio Torri
«Es un deporte que para practicarlo no necesita uno de compañeros. Propio pues para misántropos, para orgullosos, para insociables de toda laya. El ciclista es un aprendiz de suicida. Entre los peligros que lo amenazan los menores no son para desestimarse: los perros, enemigos encarnizados de quien anda aprisa y al desgaire; y los guardias que sin gran cortesía recuerdan disposiciones municipales quebrantadas involuntariamente.

Desde que se han multiplicado los automóviles por nuestras calles, he perdido la admiración con que veía antes a los toreros y la he reservado para los aficionados a la bicicleta.

En ella va uno como suspendido en el aire. Quien vuela en aeroplano se desliga del mundo. El que se desliza por su superficie sostenido en dos puntos de contacto no rompe amarras con el planeta.

El avión y el auto no guardan proporción por su velocidad con el hombre, que es mayor de la que él necesita. No así la bicicleta.

Raro deporte que se ejercita sentado como el remar. Todos los intentos para compartirlo con otros han sido frustráneos.

Lo exclusivo de su disfrute la hace apreciable a los egoístas.

Llegamos a profesarle sentimientos verdaderamente afectuosos. Adivinamos sus pequeños contratiempos, sus bajas necesidades de aire y aceite. Un leve chirrido en la biela o en el buje ilustra suficientemente nuestra solícita atención de hombres sensibles, comedidos, bien educados. Sé de quienes han extremado estos miramientos por su máquina, incurriendo en afecciones que sólo suelen despertar seres humanos. Las bicicletas son también útiles, discretas, económicas.»

julio4

julio5

  • Este artículo fue tomado del libro Un mundo abreviado. Un paseo (en bicicleta) por la vida y obra de Julio Torri, Saltillo: Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza / Secretaría de Cultura de Coahuila, 2015.
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *