EMIL ZÁTOPEC: LA «LOCOMOTORA HUMANA»

Nació el 19 de septiembre de 1922 en Kopřivnice, Checoslovaquia —hoy República Checa—, fue un atleta y medallista olímpico que rompió muchos récords. Su fuerza, resistencia y estatura —1.82 metros— lo mantuvieron en la cima del atletismo durante años y por eso se ganó el apodo de «Locomotora humana».

Captura de pantalla 2019-03-26 a la(s) 9.55.13

¡Todos a bordo!

Emil fue el séptimo hijo de una familia humilde, por lo que su afición al atletismo le llegó hasta los 16 años de edad. Lo chistoso fue que él mismo dijo que era débil y que no estaba en condiciones para correr, pero una vez que pisó la pista de carreras, sus ganas de triunfar surgieron y lo hicieron quedar en segundo lugar —de 100 participantes—, y sin entrenamiento alguno.

emil1

En sólo cuatro años de competencias, Zátopek rompió récords en distintas carreras y se hizo famoso por su extravagante técnica de correr: hacía caras y gestos de sufrimiento, respiraba muy fuerte, gritaba de cansancio y movía tanto el cuerpo que parecía que bailaba pero hacia adelante. Además, era tan amigable que se ponía a platicar con sus rivales, ¡en plena carrera!

Siguiente parada, el Oro

En los Juegos Olímpicos de Londres 1948 Emil obtuvo dos medallas: la de plata en los 5 mil metros, y la de oro en la carrera de 10 mil metros. Pero fue en las Olimpiadas de Helsinki 1952 donde hizo historia al convertirse en el único atleta que ha ganado la medalla de oro en:
– la carrera de los 5 mil metros
– la de los 10 mil metros
– y el maratón, que son ¡42 kilómetros!

emil2

Por si fuera poco, en esos mismos Juegos Olímpicos, su esposa Dana Ingrová- Zátopková ganó la medalla de oro en el lanzamiento de jabalina, una hora después que Emil.

La «Locomotora humana» llegó a su destino final —o sea, se murió— el 22 de noviembre de 2000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *