Rachel Carson: ¿Defensora de las plagas?

Además de ser una reconocida ambientalista, también fue una gran escritora que, a través de sus libros, buscó generar conciencia sobre el cuidado de nuestro planeta. Rachel Carson fue una de las primeras mujeres en la historia que defendió al medio ambiente, pues se dio cuenta que el uso de los pesticidas en el campo, tarde o temprano nos afectaría a quienes habitamos el planeta Tierra.

Amor por la naturaleza

Nació en 1907 y creció en una granja en Springdale, en los Estados Unidos; sus padres adoraban la naturaleza, específicamente la Biología marina, por eso Rachel se interesó en este tema; además, le gustaba leer y escribir. A los 8 años incluso publicó algunas historias en la revista Saint Nicholas.

Después, cuando fue más grande estaba un poco indecisa porque no sabía qué estudiar, le encantaba la lectura, pero también la naturaleza y la vida de los océanos. Primero eligió Literatura inglesa, pero se dio cuenta que su pasión era realmente la Biología, entonces cambió de carrera.

¡A caza de los pesticidas!

Después de especializarse en Zoología, comenzó a trabajar en la Oficina de Pesca de los Estados Unidos y por todas las experiencias que vivió en ese lugar, logró escribir los libros El mar que nos rodea (1952) y El borde del mar (1955), en los que describió el océano.

oie_1S8HJETJyQLt

Pasó un tiempo y se mudó a Maryland junto con su madre. En ese pequeño pueblo notó que los cultivos eran rociados con un pesticida muy tóxico llamado dicloro difenil tricloroetano, mejor conocido como DDT, que contaminaba todo a su paso: los animales, las plantas y al ser humano.

Untitled-1

No es que fuera «amiga» de las plagas que amenazaban los campos, simplemente, a través de la observación, se dio cuenta que el uso de este químico había hecho desaparecer una especie de pájaros de ese pueblo, por lo tanto, concluyó que algún día estos químicos podrían afectarnos a los humanos de la misma manera.

Untitled-1

Para dar a conocer este terrible hecho a todo el mundo, Rachel escribió Primavera silenciosa (1962); las compañías que vendían esa sustancia se pusieron en su contra, pero ella se mantuvo fuerte y continuó su lucha para que ese plaguicida dejara de usarse. Su batalla fue incansable, no le importó que le dijeran mentirosa y, ¿sabes qué es lo mejor de la historia? Que lo logró. Gracias a ella es que ahora tenemos conciencia ambiental para salvar el
lugar en donde vivimos.

rachel carson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *