EL SLEEPING BAG

Cuando de campamentos y pijamadas se trata, no puedes olvidar tu sleeping bag o bolsa de dormir, ya que te permite acostarte en el suelo o donde quieras y no pasar frío. Éstos son algunos datos curiosos acerca de este útil invento.

product_illustration_-sleepingbags_backpack

– No se sabe a ciencia cierta quién lo creó, pero el primero que registró un sleeping bag como invento a su nombre fue el empresario Pryce Jones en 1876, y lo nombró «Euklisia Rug»: euklisia, ‘lugar para dormir bien’, del griego antiguo εὖ, ‘bien’, y κλισία, ‘lugar para dormir, cuna’; y del inglés, rug, ‘alfombra’.

– El primer modelo consistía en dos alfombras rectangulares unidas con lazos. En poco tiempo comenzó a venderse en otras partes del mundo. El ejército de Rusia fue uno de los mejores clientes, ya que compró ¡60 mil piezas!

sleeping-bag

– Poco a poco se le fueron haciendo mejoras a esta bolsa para dormir, para que fuera tan ligera y práctica como es actualmente: en 1917 se cambiaron los lazos por cierres, y las alfombras rectangulares fueron sustituidas por telas rellenas de plumas de ave o de fibras sintéticas que ofrecen protección térmica, es decir, cuando hace calor es fresco y cuando hace frío es calientito.

– Los sleeping bags pueden ser de dos formas: rectangulares o de momia. Ésta última es más angosta en la parte donde se colocan los pies —como un sarcófago—, para guardar el calor de los mismos de forma más efectiva. Ahora hay algunos con casa de campaña incluida.

– Dependiendo de su calidad y características, su precio puede ir de 300 pesos a 4 mil pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *