¿Washington tenía dientes de madera?

El primer presidente de los Estados Unidos de América, George Washington, es conocido no sólo por sus grandes hazañas —como fue alcanzar la independencia de su país—, sino por su sonrisa tan característica.

Dicen que la dentatura de George Washington era de madera; de hecho, en diversas ilustraciones de libros, algunas películas y programas de televisión, se le ha reproducido con un «reluciente» color café.

Sin duda alguna, la dentadura era falsa. De hecho, hay documentos que aseguran que el presidente comenzó a perder los dientes desde que tenía 20 años debido al óxido de mercurio —un peligroso químico que antes usaban como medicamento—, pero sobre todo por su mala higiene bucal, ¡iagh!

A los 57 años, cuando se convirtió en gobernante, ya estaba completamente chimuelo —bueeeno, sólo le quedaba un diente—, por eso le pusieron una incómoda dentadura que le deformaba la cara, así que todo el tiempo parecía estar haciendo muecas.

Eso sí, no estaba hecha de madera: algunas piezas eran de marfil de hipopótamo; otras de bronce, oro u otros metales, y algunas más eran dientes de otras personas a las que se los había comprado, pues como era presidente podía darse ciertos lujos.

Como cualquier diente, natural o postizo, estas piezas se manchaban, y los de metal se oxidaban muy fácilmente. Poco a poco, debido a la escasa higiene, además de las bebidas oscuras que a George le encantaba tomar, los dientes se fueron tiñendo de un color café; por ello, cualquier despistado pensaría que le hicieron unos dientes de madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *