La leyenda de Amaru

Una serpiente enorme con alas de águila, cola de pez y cabeza de llama es un animal muy extraño, ¿no crees? En la imaginación de la cultura andina vive este ser que aún es un símbolo muy importante. Su nombre es Amaru y aquí te lo presentamos.

Un dragon de agua

Su nombre significa ‘serpiente de gran tamaño’ en lengua quechua; también le llaman Katari, que se traduce como ‘serpiente’, en lengua aimara. El pueblo aimara, que vive en parte de Perú, Bolivia, Chile y Argentina, lo respeta y adora. De hecho, según sus creencias, Amaru vive en uno de los lagos más cercanos a la cordillera de los Andes.

Amaru es muy distinto a los dragones europeos que lanzan fuego y son enemigos de los pueblos, pues es un dragón que está relacionado con el agua, específicamente, con la que alimenta los cultivos a través del riego.

¡Agua va!

Este drangonzuelo tan peculiar, además de llevar la lluvia a los pueblos en épocas de cultivo, absorbe el agua en su cuerpo y vuela para distribuirla en los lagos y los ríos. Por eso se cree que Amaru controla todo el riego que ayuda a las semillas a convertirse en hortalizas y, así, todas las comunidades tengan qué comer.

Otra cualidad por las que estos pueblos lo aprecian es que en sus escamas se encuentra grabada toda la vida del planeta, ¡exacto, algo así como un tatuaje! En la Antigüedad se creía que los sacerdotes, llamados amaros, podían leer esas escamas y ver el pasado o el futuro de su pueblo.

En la actualidad, Amaru es una de las divinidades más importantes y antiguas para los aimaras, junto con el Mallku —espíritu de las montañas— y la Pachamama —madre tierra—. En agosto, se realiza una fiesta dedicada a él en algunas regiones de Sudamérica. En esta celebración, los canales de riego se limpian como símbolo del regreso de Amaru, que extiende sus alas multicolores y deja caer el agua en los cultivos para la prosperidad y el bienestar del pueblo aimara.

amaru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *