Tengo manita no tengo manita… porque la tengo desconchabadita

Así dice una canción muy antigua que me cantaba mi abuelita cuando era niña. Era muy bonito sentir su mano tomando la mía y moviéndola de un lado a otro mientras cantaba dulcemente para que yo me durmiera. Pasaron muchos años antes de que yo me preguntara qué quería decir esa canción, en especial la palabra «desconchabadita».

Busqué en el diccionario y encontré que desconchabar significa descomponer, o sea que una mano desconchabadita es una mano descompuesta, rota, por eso mi abuelita giraba a un lado y otro mi mano inmóvil. También se puede aplicar a cosas, por ejemplo:

«Se me cayó la taza y se desconchabó todita.»

Luego encontré que si a desconchabar le quito las tres primeras letras me queda la palabra conchabar, que viene del latín conclavāre y significa ‘unir’ o ‘juntar’, o bien, convencer a alguien para hacer una travesura o algo por lo que la pueden regañar:

«Pepe conchabó a Hugo para jugar futbol en la sala y acabaron rompiendo un jarrón.»

Muchas noches, ya en mi cama, recuerdo y oigo otra vez la voz de mi abuela, cantando:

«Tengo manita, no tengo manita, porque la tengo desconchabadita». Y me quedo dormida.

tengo_manita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *