Palabras que vienen del náhuatl -y tú ni te lo imaginabas-

¿A que no sabías que las siguientes palabras provienen de la lengua náhuatl, que se habla en México desde antes de la conquista española?

chongo

CHONGO

de tzontli, ‘pelos’.
Muchas mujeres de pelo largo suelen agarrarlo y formar con él una bolita que sujetan en la parte superior de su cabeza, ya sea con un listón o muchos pasadores.
«Si no llego peinada de chongo a mi clase de ballet no me dejan entrar al salón.»

guachinango

GUACHINANGO

de cuachilnácatl, cuaitl, ‘cabeza’; chichíltic, ‘rojo’; y nácatl, ‘carne’.
También lo puedes escribir como huachinango. Es uno de los pescados que más se comen en México, aunque es caro porque su sabor es muy suave. Su piel es entre rosa y naranja, su color lo obtiene de los animales marinos que consume: los crustáceos, animales súper extraños que tienen el esqueleto por fuera.
«El guachinango es mi comida favorita del mar porque casi no sabe a pescado.»

matatena

MATATENA

de ma-tlatema; maitl, ‘mano’ y tlatema, ‘aventar algo’.
Es un juego que consiste en hacer botar una pelotita al mismo tiempo que unas figurillas de plástico, canicas o piedras. Mientras la pelota está en el aire, los jugadores deben juntar la mayor cantidad de cosas del piso y el que agarre más, gana. La verdad, no es nada aburrido aunque lo parezca y tus abuelos solían jugarlo mucho.
«Yo no tenía con quién jugar matatena, por eso nunca me gustó.»

tejocote

TEJOCOTE

de tetl, ‘piedra’ y xócotl, ‘fruta’.
Es una pequeña fruta redonda y dura, de color naranja y con pecas cafés en su cáscara. Es típica de la época navideña, está presente en las piñatas y en el ponche de frutas que dan en las posadas.
«Me aventé a la piñata y no supe si me pegaron los cachos de barro o los tejocotes con los que la rellenaron.»

Tlapalería

TLAPALERÍA

de tlapalli, ‘color o pintura’.
Es la tienda en donde venden herramientas para construcción: martillos, pintura, clavos, tornillos, tuercas e infinidad de accesorios que se utilizan para reparar o para hacer una casa.
«Voy a la tlapalería a comprar unos clavos para reparar esta silla.»

Un comentario en “Palabras que vienen del náhuatl -y tú ni te lo imaginabas-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *