Bestiarios

¿Has escuchado hablar de los pegasos, los grifos o los dragones? ¿Te gustaría saber de dónde salieron estos animales? Entonces deberías consultar un bestiario.

Un bestiario es una colección de relatos, imágenes y descripciones de animales reales o fantásticos.

A pesar de existir desde hace cientos de años, fueron más populares durante la Edad Media —entre los años 500 y 1500—, pues no sólo hablaban de las características físicas de los animales, sino que narraban historias que servían para reforzar la moral y las creencias religiosas de esa época.

Por ejemplo, no sólo describían a las sirenas, también hablaban de que a pesar de su hermosura era peligrosamente mortal acercarse a ellas y, de paso, advertían sobre los pecados.

Diseño sin título (6)
Foto: BBC.com

Durante la conquista de América los sacerdotes llevaban apuntes de todas las especies que había en el «Nuevo
Mundo» y los bestiarios comenzaron a llamarse «Manuales de zoología».

Además, durante la Edad Media se exploraron muchos territorios desconocidos y se descubrieron animales nunca antes vistos, por lo que los bestiarios se convirtieron en una forma de registrar a las nuevas criaturas encontradas. Eso sí, las descripciones reales siempre aparecían mezcladas con la imaginación de los exploradores, que podían hacer de un simple elefante una bestia fantástica, casi tan alta como una montaña y con colmillos mágicos.

Muchos años después, los bestiarios se volvieron un género literario. Autores como Juan José Arreola o Jorge Luis
Borges escribieron bestiarios en donde incluyeron desde el catoblepas —una criatura mitológica mitad cerdo y mitad caballo— hasta al ajolote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *