Curiosidades del idioma

Nuestro idioma

Todas las personas, desde las más antiguas hasta las que vivimos en el siglo XXI, hablamos una lengua o idioma que nos sirve para comunicarnos.
En México hablamos español, pero algunas veces también usamos palabras y símbolos que se usan en otros países. En esta sección, te platicamos algunas curiosidades del español y de otros idiomas.

De dónde viene el nombre Ana

Si te llamas Ana, o conoces a alguien que se llame así, tal vez te interese saber que este nombre viene de la lengua hebrea y significa «la benéfica». Así se llamaba la mamá de la virgen María y es uno de los nombres más utilizados para combinarse, por eso encontrarás muchas Ana Luisa, Ana Paula, Ana Laura, etcétera. Además, Ana se escribe igual de atrás para adelante que de adelante para atrás. Otras formas de este nombre son Anita, Annie, Hannah, Anette, Anuki, Anne, etcétera.

cómo hablamos

Los emoticones

Son signos de escritura, como puntos, comas y paréntesis, que se usan para representar caras que expresan emociones. Los emoticones se crearon hace 150 años en el código Morse —escritura en clave hecha con puntos y rayas— y hoy en día casi todos los usamos, principalmente en Internet. Hay una gran variedad de emoticones, desde los más sencillos:
🙂 Alegría
🙁 Tristeza

hasta unos más complicados, como este gato:
/ \——/ \
( =‘ _ ‘= )
( “ ) _ ( “ )
También hay otros ya hechos que puedes usar en tu teléfono.

Diseño sin título (8)

nuevas palabras

bully.

Palabra que viene del inglés, utilizada por su parecido a mobbing, que es una conducta animal
donde un grupo de pájaros atacan a otro de distinta
especie.
El bullying es una conducta agresiva, repetitiva e intencional, de una persona o de un grupo que cree
tener más poder o fuerza, contra alguien que tiene dificultad para defenderse. Es un comportamiento
inaceptable y cobarde. Si te fijas, el bully nunca molesta a alguien que lo puede sentar de un solo golpe.

Diseño sin título (9)

palabras de otro lado

carajito

En el centro de Venezuela, les dicen carajitosa los niños pequeños, sobre todo, a los que son muy traviesos. Ejemplo:
«El carajito de María, desde que llegó aquí, se puso a
correr dentro de la casa hasta que rompió el florero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *