El pozole

La noche del 15 de septiembre es la más especial para los mexicanos. No sólo nos alegra que ese día no trabajamos ni vamos a la escuela, también es la mejor oportunidad para hacer una «noche mexicana» y comer un plato de pozole.

El favorito de la patria

Entre todas las cosas que hacemos para celebrar el día de la independencia el pozole no puede faltar. Si le preguntamos a cualquier persona, nadie diría que el día del grito se debe comer birria, pancita o mole de olla, por muy mexicanos que éstos sean.

Diseño sin título (10)

¿A qué se debe que sea el favorito del menú para ese día? Quizá porque entre la gran variedad de pozoles, los principales son verde, blanco y rojo, como los colores de nuestra bandera. O quizá porque, así como México es un país muy diverso, este platillo también lo es y, según el lugar donde se come, la gente lo condimenta de forma distinta, por ejemplo en:

-Guerrero: se sirve con pepitas de calabaza tostadas y a veces con chicharrón, aguacate y ¡hasta sardinas!
-Ciudad de México: con chiles verdes de amor… didas
-Jalisco: preparado con chiles rojos.
-Colima: preparado con chile cascabel.

Ingredientes que dan sabor

Para elaborar pozole se utiliza un tipo de maíz llamado cacahuazintle, que tiene granos más grandes. Aunque es
de origen prehispánico, el pozole es exactamente como los mexicanos: la combinación perfecta entre los sazones
españoles e indígenas: el maíz y el cerdo.

El pozole es muy nutritivo y balanceado; tiene una cantidad moderada de maíz, una ración de carne con poca grasa y una ensalada cruda encima. Y si eso no fuera suficiente, hay para todos los gustos: de res, de pollo, vegetarianos —con flor de calabaza, calabacitas y otras verduras—, de mariscos y pescado, y hasta de trigo.

Hace algunos años, cocinar pozole era todo un reto, ya que había que desgranar el maíz a mano; pero hoy este ritual
se ha simplificado debido a que en los supermercados se puede conseguir limpio y empaquetado. Para cocinarlo se
necesitan muchos ingredientes: cal molida, ajo, chile ancho, chile guajillo, manteca de cerdo y diferentes partes de este animal: oreja, maciza, trompa, etcétera. Sin olvidar todo lo necesario para acompañarlo: lechuga, rábanos, cebolla, chile piquín, orégano, tostadas, crema, aguacates y limones; otros ingredientes que en su mayoría también son verdes, blancos y rojos.

9
Así que no seas la excepción y cómete un delicioso pozole, ya sea en tu casa, en la de tu abuelita o en una tradicional pozolería. No te pierdas esta costumbre y da el grito a la mexicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *