Vincent van Gogh: Un hombre desesperado

Ésta es la historia de uno de los pintores más famosos, que fue también un hombre desesperado. Su vida fue así, desesperada como él, porque tenía una enfermedad mental que a veces lo hacía sentir triste y otras muy alegre.

Diseño sin título (12)

Diseño sin título (13)

Vincent Willem van Gogh nació en Holanda, el 30 de marzo de 1853. Desde que era un niño, Vincent estaba confundido
porque muchos de sus parientes se llamaban igual que él: su abuelo se llamaba Vincent, su tío se llamaba Vincent —aunque él lo llamaba tío Cent, para no hacerse bolas—, su hermano mayor se llamó ¡Vincent Willem!, pero murió recién nacido, y sus dos hermanos menores eran Theodorus Vincent —su hermano favorito, Theo— y Cornelis Vincent, el más chico.

Desesperado

Con las mujeres de la familia pasó algo similar: su mamá se llamaba Cornelia y su hermana Anna Cornelia. Cuando Vincent se hizo adulto, se enamoró de una muchacha que también se llamaba Cornelia y le propuso matrimonio, pero ella lo rechazó.

Éste es el cuarto que compartía con su amigo Paul Gauguin en Arlés, Francia.

Diseño sin título (11)
Foto: Amazon.com

Van Gogh tenía otras razones para no ser feliz. A los 27 años comenzó a pintar y descubrió que el arte era su vida.
Pintó muchos cuadros, pero a la mayoría de las personas no les gustaron y solamente vendió una de sus pinturas.
Esto ocasionó que fuera muy pobre y que su papá lo regañara porque no le alcanzaba ni para comer. Su hermano Theo trataba de vender los cuadros de Vincent, pero era inútil, nadie quería comprarlos.

El pobre de Vincent estaba muy enfermo, muchas noches no podía dormir y esto lo angustiaba; una vez se sintió tan mal que se desesperó y se cortó un pedazo de oreja.
Después se pintó a sí mismo con la cabeza vendada. Van Gogh se hizo 27 autorretratos, además de pintar muy a su estilo a las personas, las habitaciones y la naturaleza.

Diseño sin título (14)

A Vincent le gustaba pintar con capas muy gruesas de pintura que sacaba directamente de los tubos, con colores ondulante, lo que dio a sus cuadros vida y movimiento. Su color preferido era el amarillo.

gira2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *