Xoloitzcuintle: más que un perro pelón

La palabra xoloitzcuitle proviene del náhuatl xólotl, que significa ‘extraño, deforme’, e itzcuintli, que significa
‘perro’, es decir, «perro extraño».

Además de que son originarios de México, hay muchas razones por las que los xoloitzcuintles son muy especiales. Una de ellas es Xólotl, dios mexica de la dualidad, hermano gemelo del dios Quetzalcóatl, la serpiente emplumada.

Cuenta la leyenda…

Antes de la conquista española y de que México se llamara México, existían en este lugar otros dioses y creencias. Una de ellas era que los perros xoloitzcuintles eran la encarnación en vida del dios Xólotl.
También creían que cuando una persona moría debía realizar un viaje muy largo hasta llegar al Mictlán o «el más allá». Para hacerlo iban acompañados de sus fieles amigos caninos los xoloitzcuintles.
Por todo eso, los xoloitzcuintles eran perros sagrados, participaban en rituales, sacrificios e incluso eran un alimento sagrado. Junto a los izcuintli y la tlalchichi —quien se cree que es el abuelo lejano del actual perro chihuahueño—, los xoloitzcuintles eran los únicos perros en estas tierras antes de la llegada de los españoles.

Se buscan xoloitzcuintles

Tras la conquista española los xoloitzcuintles poco a poco desaparecieron. Los españoles querían que todos creyeran en su misma religión por lo que eliminaron cualquier muestra de otras creencias, entre ellas, a los inofensivos
xoloitzcuintles.
Pero estos perritos no desaparecieron del todo, algunos se mantuvieron ocultos en Oaxaca y Guerrero, donde lograron
sobrevivir. Pasaron los años y, después de la Revolución Mexicana, artistas como Frida Kahlo y Diego Rivera, ayudaron a rescatar a la especie. En 1950 el embajador británico Norman P. Wright realizó un viaje por todo el país para encontrar más xoloitzcuintles y protegerlos.

Diseño sin título (7)
Foto: Anders

Algunas curiosidades

-Hay de dos tipos: los pelones —algunos tienen un poco de pelo en su cabeza, lomo o cola— y los que tienen pelo.
-Los pelones, justo por eso, tienen la piel delicada, aunque no se les pegan las pulgas, sí los pueden picar los moscos y, si van a tomar mucho sol, conviene ponerles crema protectora.
-Son juguetones y buenos guardianes, les gusta hacer ejercicio.
-Hay de tres tamaños: estándar, intermedio y miniatura.
-Pueden vivir de 12 a 14 años.
-La falta de pelo y de dientes se debe a la displasia ectodérmica, un problema genético dominante que pasó de generación en generación. Pero no te preocupes, los xolos no están enfermos, su gen se ha adaptado a ser simplemente diferente.
Fueron los primeros y más importantes animales de compañía en la época prehispánica. Jarrones hechos con su forma y restos de huesos encontrados en casas de aquella época lo comprueban.

Diseño sin título (6)

Un comentario en “Xoloitzcuintle: más que un perro pelón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *